El Dr. Moisés responde sobre: El ácido hialurónico

EL ACIDO HIALURONICO Y SUS RESPUESTAS

¿Cuál es la diferencia entre el ácido hialurónico reticulado y el no reticulado? ¿Cuál se emplea y por qué?

Mediante la reticulación, se forma una red tridimensional de cadenas del dímero D-glucurónico-N-acetilglucosamina, adquiriendo la sustancia más rigidez y estabilidad, de forma que perdura más en el tejido dérmico donde es inyectado. Por tanto, con poca reticulación, el ácido hialurónico será más fluido y volátil, mientras que a mayor reticulación, se conseguirá una mayor densidad y durabilidad. El no reticulado en cambio, su duración será muy pequeña, en tanto en cuanto se degrada más fácilmente, su densidad y duración es mucho menor y es mucho más vulnerable al ataque de la hialuronidasa (enzima que lo degrada). En estética se usan ambos, el no reticulado sólo o asociado a vitaminas o aminoácidos para nutrir la piel y el reticulado para rellenar arrugas o surcos, sujeción de estructuras que ceden (efecto “lifting sin cirugía”) o proyectar planos perdidos (aumento de volumen).

¿Cuándo se emplea para crear volúmenes (rellenar labios, subir un pómulo?

El de alta densidad, se suele emplear para reposicionar volúmenes perdidos, ya sea de forma más moderada en labios o de forma más intensa en pómulos. Su duración pude oscilar para estas indicaciones entre los 6 a 8 meses la primera vez e incluso hasta el año a medida que se va realizando y va quedando un efecto residual.

También se aplica como mesoterapia para revitalizar la piel. ¿En qué casos está indicado? ¿Qué conseguimos?

El AH al tener carga negativa, atrae sodio y éste a su vez, arrastra agua, por lo que se puede decir que es una sustancia totalmente hidratante (comparable a una esponja); es lo que se

Llama “efecto hidroreserva”. Tras su inyección, se consigue un efecto natural de hidratación, nutrición, regeneración y prevención por su efecto antioxidante. Se recomienda siempre que queramos mejorar la calidad de la piel, en cualquier sexo, a Cualquier edad y en cualquier época del año.

Otros apuntan a él como el ingrediente antiedad para rellenar arrugas, borrar cicatrices

Toda sustancia inyectada a nivel dérmico medio o profundo tiende a ejercer un efecto de relleno e incluso atenuar cicatrices. En el caso del AH, al captarse agua conforme pasan los días tras la inyección, ese efecto va siendo incluso más evidente.

¿También se puede emplear para restaurar los niveles de hidratación?

De forma progresiva y acumulativa y por las causas mencionadas anteriormente, tras la primera inyección, ya podemos apreciar cómo mejora considerablemente el aspecto de la piel en cuanto a hidratación.

¿Se puede combinar este relleno con otros?

Al ser la sustancia de relleno más natural que existe, no interacciona con otras y por tanto no se contraindica su uso concomitante con otras sustancias de inyección, como por ejemplo con la Hidroxiapatita clásica, tal y como demostré el año pasado en un estudio con 30 pacientes que fue presentado con el nombre de MesoRadiesse.

¿Y si se ha perdido turgencia?

En estos casos la combinación del MesoRadiesse, es de las mejores, ya que consiste en combinar el poder hidratante del ácido hialurónico con el regenerativo y tensor de la Hidroxiapatita clásica tras inducirse la producción de propio colágeno.

Se ha desaconsejado para el aumento de pecho, pero sí se está empleando para distintas partes del cuerpo. ¿Cuándo está aconsejado su uso y en qué zonas?

En realidad, en todas las zonas donde se quiera mejorar la calidad de la piel y vencer el efecto de la flacidez: cuello, escote, brazos, abdomen, muslos, glúteos, etc…

¿Y el ácido hialurónico por vía oral?

Puede ser un buen complemento tanto para la piel como para el cartílago. Suele en muchos casos combinarse con colágeno.

A este efecto, la gran revolución la va a presentar L’Oreal con el nuevo Innéov Pre-Hyaluron que saldrá al mercado en Noviembre. Se trata de una cápsula y un comprimido para ser ingeridos en una toma y una sola vez al día durante 4 meses,que combina: Glicosaminocglicanos (como precursor del ácido hialurónico), manganeso (como activador) y Hesperidina (como protector del propio AH, al poseer un potente efecto antihialuronidasa.