Dieta de la sonda

PIERDE PESO DE FORMA RÁPIDA Y MANTENIDA

dietadelasondaSe trata de una dieta cetogénica durante 7 a 10 días, con ingesta exclusiva de proteínas, mediante una sonda nasogástrica infantil de 2 mm de diámetro. Durante este periodo, el o la paciente no ingiere ningún alimento vía oral. Sus necesidades son cubiertas con este aporte proteico disuelto en agua y desde el tercer día aproximadamente, al entrar el paciente en cetosis, no tiene sensación de hambre. Con esto, se suelen perder del 6 al 8 % del peso corporal (unos 6 Kg de media) en 1 semana aproximadamente. Luego se realizan 3 dietas de readaptación y mantenimiento, de 10 días de duración cada una.

Al pasar de la alimentación con sonda a una alimentación oral, puede aumentarse de 1 a 2 Kg, pero con las dietas de mantenimiento, se vuelven a perder y si se quiere seguir perdiendo, en las dietas de mantenimiento, se incluye 1 cucharada de proteínas disueltas en agua en almuerzo y cena.

El paciente acude a una primera consulta de evaluación y si, cumple con los requisitos para poder realizar dicha dieta y si su analítica es normal, no hay contraindicaciones ni enfermedades basales que lo contraindique, en esa primera visita, ya se podría colocar la sonda (el procedimiento es rápido, sencillo y prácticamente nada molesto al tratarse de una sonda muy fina.

Durante el periodo de la dieta, el paciente llevará una bolsa o mochila, donde va la bolsa con las proteínas y la bomba, que suministra de modo automático las mismas a un flujo de 85 ml/ hora. Por la mañana y por la noche se prepara la mezcla de proteínas disuelta en agua y durante el sueño, dejará cargando la bomba a la red eléctrica.

El paciente, puede realizar su actividad cotidiana, incluso laboral, ya que la sonda sólo se ve por un lado de la cara. Puede beber agua y sólo para ducharse, desconectará la bomba durante 15 minutos y luego, la reconectará. Todos estos procedimientos son muy sencillos y se les explica a la paciente en la primera visita. También realizará un registro diario de peso, sensación de hambre, cuerpos cetónicos y otras sensaciones como: mareos, dolor de cabeza o flojera.

Cada día, el paciente realizará un registro de cuerpos cetónicos en orina mediante unas tiras reactivas, tomará un suplemento de vitaminas a diario (Supradyn), un protector gástrico cada 12 horas (Omeprazol) y un laxante (Fosfosoda Diet), el día 1, 4 y 6 de la dieta. No podrá tomar nada que contenga azúcar (ni en bebidas) y no podrá mascar chicle.

El paciente dispondrá de un teléfono de urgencias las 24 horas del día, para cualquier duda.

A los 7 a 10 días, el paciente vuelve a consulta y se retira la sonda, trayendo consigo la bomba y el cargador (al devolverlos, se le devuelven sus 200 Euros de fianza). Se controla peso y se vuelve a citar cada 10 días para ir evaluando, tras cada periodo de dieta de mantenimiento. Después de este periodo, el paciente puede reconsiderar comenzar de nuevo con otro periodo de sonda durante otros 7 a 10 días y con ello, seguir manteniendo una pérdida ponderal.

Es una dieta que aunque tiene sus detractores, realizada con examen médico exhaustivo, en personas sanas y con control analítico, es rápida, segura y eficaz.

La analítica mínima con la que hay que acudir a la primera cita, debe incluir:


Hemograma completo, azoemia (BUN), urea y creatinina, glucemia, ácido úrico, proteinograma con electroforesis de proteínas, ALT y AST y hormonas tiroideas (T4 y TSH ultrasensible).