Cuando con el paso del tiempo se aprecia que el dorso de las manos va perdiendo volumen, queda más esqueletizado y la piel queda más ajada y deshidratada, se recomienda realizar 2 a 3 sesiones de inyección de AH de baja densidad espaciadas 1 mes.

Se realiza generalmente con aguja, no duele y desde el primer momento se aprecia el efecto de la revitalización. Si hay pérdida de volumen importante, se recomienda utilizar la Hidroxiapatita cálcica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú