CONSEJOS PARA LA PROTECCIÓN SOLAR POR EL DR. MOISÉS AMSELEM

  1. Inicio
  2. Tratamientos faciales
  3. CONSEJOS PARA LA PROTECCIÓN SOLAR POR EL DR. MOISÉS AMSELEM

Una fotoprotección adecuada es clave para evitar las manchas ocasionadas por los rayos ultravioleta.

En verano, una fotoprotección adecuada es clave para evitar las manchas ocasionadas por los rayos ultravioleta en la piel, pero para evitar estos problemas, los expertos aconsejan empezar con el cuidado de la dermis durante el invierno.

Es aconsejable utilizar cremas despigmentantes y con ácido retinoico, exfoliantes e hidratantes durante el invierno para que, tras el verano, la nueva capa de piel vaya saliendo limpia, sin manchas.

Según expertos, las personas que se cuidan la piel durante todo el año, de forma continua, tendrán lesiones menos intensas durante el verano. Concretamente, utilizar cremas hidratantes, cada uno, la más adecuada para su tipo de piel (seca, mixta o grasa).

Efectos nocivos del sol en situaciones especiales

Con frecuencia, cometemos errores derivados de nuestra incultura en cuanto a la protección solar se refiere. Los ejemplos más clásicos son:

– Viajar en coche: el cristal no nos protege del sol, más bien lo refleja con más intensidad, por lo que se precisa una buena protección antes de un largo viaje.

– Días nublados: la radiación solar puede llegar a traspasar hasta el 40 % de las nubes, según expertos. Las nubes crean un efecto lupa aumentando la potencia de la radiación solar. Se debe distinguir entre día nublado o con nubes bajas o altas. Si están muy altas, el sol quema más.

– Terrazas de verano: desde que comienza el buen tiempo y nos sentamos en las terrazas, es un error craso el no protegerse a cada momento, ya que este sol es el mismo que nos atacará en la playa o en la montaña.

– En la montaña: es el destino con mayor riesgo de quemaduras, sobre todo si hay nieve, ya que ésta refleja con mayor intensidad los rayos ultravioletas. Dada la altura, el acercamiento al sol es mayor y la reflexión del sol por la nieve en primavera, puede ser tan nociva o más que la de la exposición en verano. En la nieve, por tanto, se debe emplear protección físico- química total, independiente del fototipo y emplearla cada dos horas.

– En la playa: Según la parte del mundo en la que se va a la playa, el riesgo de exposición varía considerablemente. Por ejemplo en el caribe, la incidencia del rayo solar es más perpendicular y por tanto, aumenta el riesgo con respecto al mediterráneo. Además, en lugares de aguas cristalinas, el sol se refleja con mayor fuerza, al igual que en playas de arenas blancas.

– En la ciudad y deportes al aire libre: pasear por las calles sin protección o realizar deportes al aire libre, conlleva casi los mismos riesgos de exposición que en la playa. Se debe utilizar un fotoprotector al menos en rostro y otras zonas sensibles y vulnerables al cáncer de piel, como: nariz, labios, ojos, raya del pelo, borde de orejas y dorso de manos.

Manchas solares más comunes

Entre los efectos dañinos del sol sobre la piel se encuentran los léntigos solares, unas pequeñas manchas negras que aparecen en la piel de las personas mayores, en pieles muy blancas y en el dorso de las manos, debido a un aumento de la producción de melanina. Para evitarlos, menos sol y más fotoprotector.

Por otra parte, existe la posibilidad de que aparezcan manchas de mayor tamaño conocidas como melasmas, que aparecen en mujeres jóvenes, embarazadas (en este caso tienen el nombre de cloasmas) o mujeres que toman anticonceptivos y algunos hombres, aunque es menos común. Estas manchas están provocadas por la relación entre los estrógenos y la exposición al sol. Ocupan normalmente el labio superior, la frente y las mejillas y se debe al aumento de la producción de melanina por el sol y su relación con las hormonas femeninas. La única forma de evitarlas es la fotoprotección.

La relación entre cosméticos y sol también es peligrosa porque la colonia o el ‘after shave’, por ejemplo, pueden provocar la hiperpigmentación de la piel de la cara provocando la aparición de pequeñas manchas. Asimismo, tomar ciertos medicamentos, también puede motivar la aparición de manchas en la dermis.

Prevención previa a la exposición solar

1 mes antes de la exposición solar. Si es posible, se recomienda preparar la piel mediante la administración por vía oral de productos antioxidantes: vitaminas A, C, E, selenio y Betacarotenos, con lo que evitaremos en gran medida, los efectos peroxidantes de la radiación solar, como: inflamación, inmunosupresión, fotoenvejecimiento y cáncer.

Prevención durante la exposición

– Es esencial elegir un protector solar adecuado según el tipo de piel, que no contenga alcohol o perfumes y aplicar sobre la piel limpia e hidratada.

– Es muy importante aplicar el fotoprotector una media hora antes de la exposición (antes de salir de casa).

– Las zonas que suelen requerir de mayor protección son: cuello, escote, nariz, pómulos, calva y empeine.

– Los primeros días, se debe utilizar un FPS más alto, y a medida que se va consiguiendo el bronceado, usar progresivamente FPS más bajos, pero nunca dejar de utilizarlos.

– Utilizar el FPS cada 2 a 3 horas y siempre, después de cada baño y considerar el aumentar el número de aplicaciones si se suda en exceso.

– Es también crucial proteger los ojos con gafas de sol que filtren las radiaciones UV-A y UV- B. Advertir que no hay que dejarse engañar por el color de las lentes, ya que algunas lentes blancas filtran el 100% de la radiación UV, mientras que otras muy oscuras no protegen nada.

– Evitar exponerse al sol entre las 12 y las 17 horas, pues es la franja horaria en que los rayos solares son más perjudiciales.

– Si toma medicamentos, debe consultar a su médico, sobre todo si se trata de fotosensibilizantes, como: antiacneicos, antiarrítmicos cardíacos, anticonceptivos orales hormonales, antidepresivos tricíclicos, anti H1, AINES, antimicrobianos (tetraciclinas), antineoplásicos, antiparasitarios, antipsicóticos, diuréticos, antidiabéticos orales.

– Durante la exposición, tomar mucho líquido (evitar bebidas alcohólicas).

– Cuidado en los días nublados (del 30 al 50 % de los UVA alcanzan la piel.

– Niños: no exponerse los menores de tres años, usar FPS especial para niños, de alta protección y resistentes al agua. Protegerles con gafas, ropa y gorro, incluso en la sombra, puesto que el entorno puede reflejar la radiación solar. Nunca dejarles usar gafas de juguete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú