El Ácido Hialurónico y el Botox no tienen nada que ver:

Con el ácido hialurónico podemos nutrir, hidratar, regenerar, prevenir, rellenar, tensar y proyectar determinadas zonas de la piel y sobre todo en lo que a la arruga respecta, conseguir un tratamiento de la misma cuando está marcada en reposo.

Con el Bótox, abordamos arrugas dinámicas, es decir las que se manifiestan con la gesticulación. En el caso de utilizar una terapia combinada usando ambos productos, se recomienda hacerlo en sesiones diferentes espaciadas unas 2 semanas.

En general, se recomienda primero reponer los volúmenes perdidos con AH y luego relajar la musculatura con toxina, para evitar efectos compensatorios de la musculatura activa sobre las zonas de pérdida de volumen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú