Embellece sin bisturí, con las técnicas del Dr. Moisés Amselem

  1. Inicio
  2. Embellece sin bisturí, con las técnicas del Dr. Moisés Amselem
[vc_single_image image=»3932″ alignment=»center» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»full»]

LIFTING SIN CIRUGÍA

Consigue un “efecto lifting sin cirugía” para disimular bolsas, ojeras, caída de párpados, patas de gallo, pérdida de volumen en los pómulos y caída del óvalo facial, de forma casi inmediata.

lifting_MoisesAmselemSolo hay una forma de lograr un efecto “lifting sin cirugía” y es trabajando la pérdida de firmeza y recuperando los volúmenes perdidos, en los tres tercios de la cara, abordando la misma de una forma tridimensional.

 

Con el protocolo ideado por el Dr. Moises Amselem tras más de 10 años de investigación, el paciente puede ser tratado en solo unos minutos y salir de la consulta con un rostro luminoso, rejuvenecido, rehidratado, reafirmado y descansado, que no necesitará retocarse hasta al menos 6 meses después.

 

El tratamiento se realiza en consulta a base de microinyecciones con microcánulas de punta redondeada (para evitar hematomas) de ácido hilaurònico de alta y media densidad. Comienza en el tercio superior, es decir, en frente y contorno de ojos.

 

Para trabajar esta zona Moisés Amselem acude a su “técnica horaria” que consiste en la realización figurada del dibujo de un reloj sobre el ojo para decidir, como si de franjas horarias se tratase, las zonas en las que conviene aplicar la inyección.

 

El tratamiento se realiza de forma personalizada dependiendo de las necesidades de cada paciente, lográndose con esta técnica todos los objetivos perseguidos en la zona. Con esto, las arrugas del contorno, de la frente, (sobre las cejas) y del entrecejo, se habrán atenuado de forma evidente y los párpados junto a las cejas, aparecerán más elevados y las ojeras habrán desaparecido. En esta primera fase del “lifting sin cirugía” del tercio superior se logra una mirada más joven y descansada. En el tercio medio, Amselem practica otra técnica de creación propia (hoy día aceptada internacionalmente en el mundo de la medicina estética): la que él bautizó como «palo de hockey».

 

Consiste en la aplicación de ácido hialurónico en pequeños pinchazos desde la zona de los pómulos hasta la sien, siguiendo la región zigomática. Gracias a ella se consigue proyectar pómulos, sujetar toda la zona del tercio medio de la cara y como consecuencia de esta sujeción y sin necesidad de rellenos, atenuar visiblemente las arrugas de los surcos nasogenianos. Terminado el trabajo de esta zona facial la reposición de volúmenes crea un efecto de rejuvenecimiento importante: desaparece enormemente el cansancio y se gana en luminosidad, expresividad y buena cara. Por último, en el tercio inferior y mediante la infiltración con microcánulas de ácido hialurónico siguiendo una «técnica vectorial», se logra una sujeción latero facial que devuelve al óvalo su forma y reafirma las zonas caídas. El resultado final es el de un lifting absolutamente natural.

El rostro recupera su forma, su aspecto descansado, incluso su expresividad solo con sustancias naturales y reabsorbibles como el ácido hialurónico.

 

DIAGNÓSTICO PERSONALIZADO


El rejuvenecimiento facial completo se realiza en unos 15 a 20 minutos. En realidad en lo que el doctor tardará más tiempo será en hacer un estudio previo personalizado del rostro del paciente y explicarle sus necesidades y de dónde proviene cada problema que afecte a su rostro en cuanto a signos de envejecimiento.

 

Todo en última instancia dependerá de las necesidades de cada paciente y la cantidad de material utilizado. Los resultados pueden durar entre 6 meses y 1 año. Tras este tiempo puede repetirse el tratamiento sin ningún tipo de contraindicación.

Menú