Alas de murciélago, brazos de salero, brazos en columpio… Hay muchas expresiones que hablan de un mismo hecho, la flacidez en la cara interna de los brazos. Se le denomina así al tríceps braquial cuando ha perdido tono y elasticidad. El aumento de peso, el paso del tiempo y la gravedad juegan un papel muy importante en este problema estético y es que vamos perdiendo la capacidad de producir colágeno, debilitando la firmeza de la piel.

Este es un tema que nos preocupa especialmente a las mujeres y al que solemos estar muy atentas ya que en ocasiones nos puede generar un complejo dando lugar incluso a cambiar la manera de vestir para tapar una parte del cuerpo que antes era una poderosa arma de seducción y belleza.

ANTES Y DESPUÉS

 

QUIERO LEER EL ARTÍCULO COMPLETO

Menú