El hombre tiene una piel más firme y gruesa y envejece más tarde pero de manera más brusca.

En términos generales, la mayor parte de los tratamientos que se aplican al hombre, pueden ser utilizados en la mujer, aunque deben tenerse en cuenta algunas particularidades, por ello hemos consultado con el Doctor Moisés Amselem, referente internacional en esta materia y que desde su nueva clínica en Madrid, nos da los secretos para mantener un rostro saludable:

“La piel del hombre es diferente a la de la mujer. El hombre tiene una piel más firme y gruesa y envejece más tarde pero de manera más brusca. Además, la cantidad de grasa cutánea que segrega es mucho mayor por razones hormonales. Por ello, tiene más imperfecciones y brillos. Lo que más preocupa al hombre, son los signos de cansancio asociados al estrés, sequedad de la piel, las bolsas en los párpados y ojeras, el descolgamiento de la cara que acentúa determinados pliegues o surcos y las arrugas de expresión. Por tanto, esto hace que su tratamiento sea más particularizado.

En cuanto a cuidados generales, recomendaría: tratamientos exfoliantes, hidratación y calmantes tras el afeitado y a veces un contorno de ojos que descongestione la zona.

Como cuidados médico estéticos, todos aquéllos encaminados a mejorar su aspecto, aunque eso sí, sin cambios evidentes:

– Hidratación y prevención del envejecimiento prematuro: con vitaminas y ácido hialurónico (como el Glytone®).

– Pieles grasas o con manchas: peelings adaptados a cada tipo de piel a base de alpha-hidroxiácidos, salicílico, TCA…( a determinar por su médico). También se pueden eliminar las manchas con algún tipo de láser o IPL.

– Para inducir potentemente la inducción de colágeno, creando un efecto “lifting no quirúrgico” y regenerar la piel: lo mejor es el RADIESSE®.

– Para arrugas de expresión: la nueva toxina botulínica como es el BOCOUTURE®.

– Para los aversivos a la aguja, hoy día se utilizan las nuevas microcánulas que tienen punta redondeada y no dejan hematomas ni son dolorosas.

– Finalmente destacar las técnicas más novedosas que utilizo en hombres: “El palo de Hockey” para sujetar la zona de los pómulos y mejillas a medida que se va perdiendo la grasa, la “proyección órbito-malar” (mi técnica más reconocida para tratar las ojeras) y mis nuevas técnicas para la atenuación de arrugas de expresión con toxina botulínica (“4 x 2” y “2 x 2”)”.

Por tanto, ya no hay excusas, mantenerse joven no es sólo asunto de mujeres.

Ver dossier

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú